Torta de Frambuesa

Las divagaciones de más de 500 caracteres de alguien con una raspberry pi

“Hace mucho tiempo que se acabo pero es que hay cosas que nunca se olvidan por mucho tiempo que pase. 1582, el sol no se ponia en nuestro imperio me gusta mucho esta frase.”

No le hago la despedida

A las tristes marchas por la Pérfida Albion donde el sol moja y nadie se achicharra su cabeza sin encanto en una horquilla De sólo pensarlo jamás me aburriría

Y digo señor vicario liberado, ¿nunca has ansiado en bailar para la BBC al ritmo de un pasodoble?

Y entonces revisé todos los hechos históricos registrados y no me sorprendió descubrir que soy el tercermundista 900.000 que de esta canción hace un cover

¿Ha cambiado el mundo o he cambiado yo? O quizás cambiamos los dos Yo tenía un enano fascista desde la escuela Ahora sé que los trisexuales son gente.

Y entonces, me hice camino al escenario revoleando un pez y abofeteando su nariz el dijo: “Eh, yo te conozco y no sabés escribir” Yo dije: “Eso no es nada Usted debería oírme contar chistes crueles”

Podemos ir a mi casa y tener una cena y darnos el placer sin culpa pero si te pega mal la ensalada nadie habla de tu medicación

Podemos ir a dar un paseo por el Mercado Agrícola y hablar de cosas preciosas como el amor y la ley y la pobreza esas cosas también me matan

Podemos ir a dar un paseo por el Prado y oír a un colibrí cantar hasta que nos enseña su revolver y le pedimos que no nos mate

(Para cada ego hay una aguja)

Pasando las tiendas que afean tu cuerpo y los sellos que toman tu dinero La Reina ha muerto, chicos y es tan solitario arriesgarse

La vida es muy larga, cuando estás solo. Y estás tan solo cuando ni te conoces.

rico toritO que camina miRando los manzanarEs se fija en una lagartiJa cuya familiA habita este Pantano. jimeNa tiene una carUcha y un arte para bailar el paSapies con el ritmo a todo mOtor y yo digo Salí de esas páginas del diagonal noreste.

  • Google va a instalarse en Uruguay.
  • Mozilla con sus recortes no para de dar razones para moverse a un navegador basado en Chromium.
  • Invidious tiene la vista de canales rota y con el desarrollador principal retirado, no va a tener un pronto reparo.
  • Elementos de naturaleza hagayui (irritante en japonés) me han provocado una repugnante curiosidad que roza el nivel paparazzesco por quienes se sacan fotos y videos de partes del cuerpo.
  • A su vez esta curiosidad me genera altos niveles de ansiedad y frecuentes corridas al baño.
  • Al Barça le hacen el goatse de su vida.
  • Nuevos focos del corona en el interior del país.
  • Una payasa junto con el reporte de fallecidos.

Todas estas cosas me piden un nuevo reinicio en la vida... ¿Pero por donde?

(Lo que debí publicar el día 70 pero al final se publicó el día 140)

Si no hay manera de llegar a la gente que no involucre la desfachatez Si siempre quedo estancado en un estado de resignación sin poder llegar al de aceptación Si la mentira es la base de la fe Si cada responsabilidad puesta en mí es un agobio Si el amor verdadero jamás encontró a Daniel, aunque Daniel lo haya buscado Si Chris se hartó de la vida después de decirme que morir antes de tiempo no tiene razón Si todo lo que escribo tarde o temprano me generará vergüenza

El lector preguntará ¿Por qué escribo?

Escribo porque no hay mejor escritura que la que se escribe pudiendo Escribo porque mi cabeza no aguanta de tanto pensar en estas cosas Escribo porque quiero morir sin angustiarme de que me haya faltado algo importante Escribo porque quiero ser responsable sin agobiarme Escribo porque saber la verdad no alcanza para ser feliz Escribo porque el dolor me nubla la imaginación que me permita hallar una salida Escribo porque si no grito mi ignorancia, seguiré creyendo que tengo razón equivocadamente

Uno de los empleados, Bermúdez, pidió para irse dos horas antes. Eran las tres y todavía la faltaban tornear cuatro casquillos. —Mi hijo, el de cinco años, —explicó— esta con seis de presión. Me preocupa. —La gran siete, eso es grave – contestó el jefe—. Vayan y llame al doctor Ochoa. —Su hijo tiene nueve vidas— dijo éste, cuando examinó al niño.— No sé como aguanta, quizá mejore mas rápido si se distrae con algo. Tome.

Le entrego “Diez indiecitos” de Agatha Christie, y se fue. Su auto no arrancaba. Se tuvo que ir en el once. Después de andar doce cuadras, se cansó y paró en un kiosco. Le jugó a la quiniela al trece a la cabeza.

Salió el catorce. El doctor se empacó, y por quince días no volvió a apostar. Pero eso paso hace mucho. Hoy en día el hijo de Bermúdez tiene dieciséis años (para diecisiete), y siempre va al cine a ver películas no apta para menores de dieciocho. El cumple el diecinueve de Junio, pero lo anotaron el veinte. Sin embargo junta boletos de veintiuno y escucha 22 Universal (Emisora Uruguaya de radio). Su novia, que le lleva veintitrés años, tiene un anillo de oro de veinticuatro quilates y veinticinco quilos de más.

Gaby abomina de la literatura fantástica, ese género que la llena de inquietudes fútiles, enterándola de hechos falaces que postulan o bien una física diferente de la que rige el universo, o una distorsión demasiado grosera de las estadísticas.

De Rabelais y de Swift opina que, siendo tan hábiles e ingeniosos en el decir, es una verdadera lástima que, en vez de divagar, no nos hayan mostrado como era la vida real de la gente en sus tiempos.

De Poe y Moupassant piensa que en vez de asustar tanto a la gente con criaturas y hechos sobrenaturales, por qué no despertaron la sensibilidad de sus coetáneos sobre los horrores reales que lo rodeaban, que no eran pocos.

De Franz Kafka dice que habría de elevar su grito de ahogado hacia las máquinas estatales reales que oprimen al individuo, y no hacia autoridades ocultas que ejercen poderes incomprensibles sobre sociedades fantasmales.

De Samuel Beckett piensa que el hecho de vivir en un mundo absurdo no justifica, ni como refugio ni como venganza, el inventar otro más absurdo aun.

De Ray Bradbury, que debió aplicar su vena poética a un círculo de acontecimientos más cotidianos y más tangibles.

Phillip K Dick, para ella, no es autor digno de leerse, si sus relatos fueron llevados a la pantalla con las caras de Harrison Ford, Peter Weller y Arnold Schwarzenegger.

A Gaby le gusta leer a Zola, a Proust, a Faulkner, a Ciro Alegría, a Jorge Amado, a Toni Morrison, a Camilo José Cela, a Galeano, a Piglia y sobretodo a Cruz Menéndez, de cuya expresa prosa cosecha a diario profundas reflexiones y enseñanzas sobre los usos, costumbres y motivos de las distintas clases de gente que la sociedad da a luz hoy día en estas latitudes.

Lo que Gaby ignora es que Cruz Menéndez es una entidad de un planeta lejano cuya comandancia planea invadir la Tierra, y que la circulación de sus libros tiene como único objetivo el comprobar si Ellos nos conocen lo suficiente como para garantizar una dominación exitosa y duradera.

No, nunca hubo confinamiento obligatorio (aunque unos cuantos lo pedían). Lo que sí hicieron (a partir del 13/3 que declararon la emergencia) fue suspender las clases, cerrar los shoppings, restaurantes, oficinas, etc. y exhortar a quedarse en casa y fomentar el uso de mascarillas, lavarse las manos y guardar la distancia.

Sin embargo desde que empezaron a reportar los recuperados (fines de marzo, cuando íbamos por 300 casos y recién teniendo el primer fallecido), los casos activos empezaron a bajar a pesar de que cada tanto aparece un pico. Para fines de abril volvían a abrir los comercios, ahora a principios de junio abrieron los shoppings y van a reiniciar las clases.

Faltan 10 días para el invierno del sur pero en uruguay, solo hay 66 casos activos de 847 casos en total (LA GUAYANA FRANCESA TIENE 865 Y TIENEN UNA POBLACION 10 VECES MENOR A NOSOTROS!!!!) y desde hace 4 días sólo hubo dos casos nuevos (en todo el país), mientras que en el resto de Sudamérica la cosa anda mal. Peru y ecuador la están controlando bien ahora, pero argentina que sí tiene cuarentena obligatoria desde hace días que los casos aumentaron muchísimo más, lo mismo colombia y chile... y ni hablemos de brasil.

https://es.wikipedia.org/wiki/Pandemia_de_enfermedad_por_coronavirus_de_2020_en_Uruguay

Basta de decirme que no estoy solo. Estoy tan rodeado de fantasmas virtuales que ya no tengo ganas de conocer gente. Ni las palabras ni los recuerdos me transmiten calor para el invierno espiritual, y menos una pantalla. Yo ya dejé de esperar abrazos y besos, sobretodo aquellos que no tuve antes. Aquellos abrazos que yo necesitaba en medio de la tristeza interna ya no van a venir si no es mendigándolos en medio de la hipócrita piedad. Aquellos besos que nunca tocaron mis labios solo llegarán de la boca de quien los vende y de nadie más. Ahora si me levanto de la cama es solo para ir al baño, o para comer, o para airear el cuarto y quitar el olor corporal mío, o si no para ponerme el traje de eternauta para hacer las pocas compras que puedo hacer en una semana. Ahora pienso en voz alta para no perder el habla y es la única música que mis oídos escuchan. Ahora escribo en este papel y es la única lectura que hace volar mi imaginación. Volveré a escribir cuando llegue el día setenta.

diazepan2@msk.kirigakure.net