Cuartel dado vuelta y con dos letras menos

Comienzo a escribir después de recuperarme del asco que me dio leer a ese ultra. Ultra imbécil que se hace el perseguido y es un cagón de los que se ven por ahí. Ahí se la pasaba gritando lobo a más siniestra que diestra y clamando revuelta. Revuelta que se le dio vuelta contra sí mismo cuando el juez puso a revisar todo. Todo evidenció que la mala intención de los acusados no era tal y fue echado. Echado se ha ido a otra vecindad y se lo ve ahora con compañía gritando lobo. Lobo que aunque aúlle siempre fue sólo un perro domesticado desde el comienzo.

La estás teniendo requete adentro.