Del 1 al 25 (cuento de Leo Masliah)

Uno de los empleados, Bermúdez, pidió para irse dos horas antes. Eran las tres y todavía la faltaban tornear cuatro casquillos. —Mi hijo, el de cinco años, —explicó— esta con seis de presión. Me preocupa. —La gran siete, eso es grave – contestó el jefe—. Vayan y llame al doctor Ochoa. —Su hijo tiene nueve vidas— dijo éste, cuando examinó al niño.— No sé como aguanta, quizá mejore mas rápido si se distrae con algo. Tome.

Le entrego “Diez indiecitos” de Agatha Christie, y se fue. Su auto no arrancaba. Se tuvo que ir en el once. Después de andar doce cuadras, se cansó y paró en un kiosco. Le jugó a la quiniela al trece a la cabeza.

Salió el catorce. El doctor se empacó, y por quince días no volvió a apostar. Pero eso paso hace mucho. Hoy en día el hijo de Bermúdez tiene dieciséis años (para diecisiete), y siempre va al cine a ver películas no apta para menores de dieciocho. El cumple el diecinueve de Junio, pero lo anotaron el veinte. Sin embargo junta boletos de veintiuno y escucha 22 Universal (Emisora Uruguaya de radio). Su novia, que le lleva veintitrés años, tiene un anillo de oro de veinticuatro quilates y veinticinco quilos de más.