La revolución no será televisada (mi versión)

Da lo mismo el contrato de banda ancha, que la busques en netflix, en youtube o en rojadirecta o esperando una repetición en Direct TV. Olvídate de ponerte cómodo y picar. La revolución no será televisada.

La revolución no será televisada. La revolución no te la va a traer Pedidos Ya con un descuento del 15 por ciento. La revolución va a tener menos rating que Tinelli haciendo el baile de caño al ritmo de Cannibal Corpse y haciendo un striptease con closeups del pelo púbico porque obvio, la revolución no será televisada.

La revolución no la ponen ni en Cinemateca ni la protagoniza Adrian Suar con Francella ni El Piñe con Claudia Fernandez. La revolución no acumula puntos para cambiar por regalos. La revolución no presta efectivo al toque. La revolución no facilita el pago de multas. La revolución no será televisada, pelotudo.

No va a haber imágenes tuyas con Irma Leites llenando una molotov con Château Lafite Rothschild ni tampoco tocando el bandoneón en la banda del club naval de corazones indultados del Sargento Medina. Factum no va a poder predecir ni el clima ni va a haber móviles desde el exterior. La revolución no será televisada.

Tampoco va a haber imágenes de policías golpeando perroflautas al son de Glenn Miller Tampoco de treinta okupas cagados hasta las patas siendo desalojados del centro en un vagón con todo un barrio pidiendo rifle sanitario. No habrá cámara lenta, ni instantáneas de animalistas siendo penetrados analmente por cuatro caballos de ganadería Gallinal que habían sido entrenados justo para esa ocasión.

El clásico del domingo, el millón salvado y tres cadáveres van a chupar los huevos de mil gallinas y a las mujeres tampoco les va a importar a donde va a llegar el dinero de la Teletón porque la gilada estará en la calle persiguiendo pokemones. La revolución no será televisada.

No habrá ni puesta a punto, ni imágenes de mujeres liberales con sobaco peludo y oloroso, ni de Mujica diciendo que no seas nabo. El tema de la canción no será escrito por Silvio Rodriguez ni por Palito Ortega ni será cantado por Natalia Oreiro, ni Mercedes Sosa, ni el Reja, ni 2 minutos. La revolución no será televisada.

La revolución no ocurrirá justo después de una noticia sobre un ruido blanco, un viernes negro, un submarino amarillo o un terror rojo... o incluso un vaquero mestizo, un gato pardo o un disco de zambo. No tendrás que preocuparte por el fulano guiñando, ni por una mano en la cintura, ni por un vintén en el almacén. La revolución no se quita con agua. La revolución no te hará avivar jamás ni de comprar en Macro Mercado. La revolución te llevará de cabeza contra un árbol.

La revolución no será televisada. No está en la calle, ni donde los ojos vean. La revolución no se repite. La revolución está en vivo.