Torta de Frambuesa

Las divagaciones de más de 500 caracteres de alguien con una raspberry pi

Hay un tema que durante mucho tiempo quedó fuera de todo análisis, incluso se llegó a pensar que estaba superado, pero que evidentemente ésta época hoy lo vuelve a plantear con renovado brío, y que estamos todos viendo que ya forma parte de la atmósfera moral en que estamos inmersos. Me refiero a los movimientos anti sistémicos que vemos que surgen, como hongos después de la lluvia financiero bursátil, por todos lados.

Los años ’60, ya al final de la década, dejaron una lección que todos los que vivimos aquel proceso incorporamos a nuestra vida, pero que es difícil de transmitir a las nuevas generaciones. Cómo explicar tanto infantilismo mental si hoy, los mismos que eran adalides de eso no logran entender por qué se era así en aquel entonces.

Entre las conclusiones que se desprenden de aquello, me refiero al Mayo del ’68 primero, a Woodstock en el ’69 luego y, a los otros, a los castristas y los castrenses de la Guerra Fría, hay un par de aspectos que no se consideran, pero que son los que ahora emergen directa o indirectamente. Los movimientos anti sistémicos, tengan el signo ideológico que tengan, arrastran consigo en su evolución y desarrollo con una cadena de acontecimientos internos que le son connaturales a todos ellos. Empiezan como una ruptura total, absoluta y tajante y terminan integrados y completamente funcionales al sistema que tanto combatían. Cuando leemos a Proudhon, por ejemplo y vemos la amargura enorme que deja en él, el fracaso de la Comuna de París y toda la seguidilla “regresiva” que viene después, sentimos que estamos en presencia de una figura si se quiere eterna que deviene como consecuencia de querer seguir siendo coherente después de un fracaso político que tiene consecuencias sociales y culturales.

En las siguientes reflexiones escritas a vuela pluma voy a intentar dar mi interpretación enteramente personal de lo que en verdad creo que ocurre.

Leer más...

Actualización del 19/12/2018. Esto sirve sólo hasta la versión 0.5. La versión 0.6 requiere otros cambios debido al soporte para sqlite

Si, antes hice un post de prueba y prometí un tutorial.

Antes que nada quiero agradecer a los desarrolladores de Write.as por la ayuda ya que fue a ellos quienes consulté.

En el repositorio github de WriteFreely se ofrecen junto con el código fuente, los binarios para correr en linux, windows y macOS en arquitecturas de 64 bits y para el resto de las arquitecturas se tiene que compilar el código fuente. La cuestion es que compilar el código en una raspberry pi (arquitectura ARM) no es recomendable porque aunque se pueda instalar golang en una RPI 3, la compilación usa muchos recursos y toma mucho tiempo.

Entonces la alternativa es que en una máquina convencional se compilen las fuentes para la arquitectura y luego se pase el binario a la carpeta de la raspberry donde se va a hostear writefreely. Así que voy a comenzar.

  1. En la RPI ejecutar el comando cat /proc/cpuinfo. Es para saber la versión de la arquitectura que usa la RPI. Una RPI 3 B usa la arquitectura ARMv7

  2. Descargar en la RPI el último lanzamiento de writefreely para linux y extraer el tar.gz. No hacer nada más allí hasta después.

  3. En la máquina convencional (voy a usar una máquina con linux), tener instalado golang (se requiere la versión 1.10 o superior).

  4. Suponiendo que la variable de entorno GOPATH apunta a $HOME/go, crear la carpeta go en el home.

  5. Crear la carpeta bin en la carpeta go

  6. Aquí viene lo importante: ejecutar este comando en la carpeta go env GOARCH=arm GOARM=7 go get github.com/writeas/writefreely/cmd/writefreely. Con esto descargará las fuentes de writefreely y las compilará para la arquitectura ARMv7. Si la RPI usa otra versión, es solo cambiar la variable de entorno GOARM.

  7. Después de terminado, el ejecutable estará en la carpeta bin. Hay que mover el binario writefreely a la RPI, y reemplazar el binario writefreely que hay en la carpeta con el binario writefreely que recién compilaste.

  8. Se recomienda aplicar chmod 755 a ese nuevo binario writefreely

  9. Revisar que todo anda en orden ejecutando ./writefeely -v en la RPI. Si todo sale bien, te mostrará la versión de writefreely.

  10. Y listo, lo único que queda es seguir la guía de instalación.

Una cosa más. Este proceso se tiene que repetir cada vez que se quiera actualizar writefreely.

Este post es una prueba para ver si me pueden ver.

Un tutorial lo voy a postear en mi blog en inglés https://write.as/buttpicker/