Respuesta a pulgovsky

1) Esta nota la encontré por casualidad. Poco después leí una nota criticando esta nota diciendo que quien lo escribió tiene la autoestima baja y no la quiere levantar. Igual una respuesta así es un despropósito.

2) La propia nota lo dice, es un tema que a la gente que le pasa le da MUCHA vergüenza hablar. Generalmente es gente que tiene asumido de que va a vivir solo. Pero lo malo es que no hay libros de como vivir solo salvo imaginando que en el futuro temprano o tardío encontrarás a alguien deseando compañía.

3) Desde que descubrí que la masturbación es sexo y que la necesidad de sexo como necesidad fisiológica en la pirámide de Maslow se refiere a la eyaculación nada más, dejé de considerarme “incel”. En todo caso soy un late bloomer nada más. Por eso tampoco me voy a hacer el exquisito con la cuestión de los besos.

4) De tu experiencia no puedo decir nada.

5) Que conste que yo conozco al Cuarteto de Nos desde mucho antes de su fama internacional (cuando hacían humor ácido). Y que conste que el disco Porfiado (del cual se desprende el tema “Todos pasan por mi rancho”), al igual que Raro y Bipolar es un disco conceptual en torno a dicha personalidad.

6) Mi terapia es justamente no buscar compañía. Pedir ayuda sí (claro que sí), pero no para cosas profundas que involucren una fuerte introspeccion (eso lo hago yo mismo por mi cuenta) sino para cosas que son fundamentales pero pequeñas, como por ejemplo consejos a la hora de ahorrar para vivir solo, o para buscar un trabajo, o (en un caso más parecido a esta cuestión) tener un sentido de lo bello. Con un sentido de belleza, uno puede empezar a buscar esa belleza y así quererse a uno mismo. Por eso la foto en la cama y el comentario de Aranyazul que me hizo feliz. A mí que me intranquilizaba ver fotocachos (lujuria, pecaminosa lujuria), de repente me sentí cómodo.

7) Por algo hice un blog y es para escribir más de 500 caracteres. Gracias pulgovsky por hacerme pensar por causa de tu aparente preocupación. Lo mío fue solo un tropezón.

Y ahora, un tango