Ricky Trigger (cuento trabalenguas)

Ricky Trigger era agricultor del griterío. Argumentaba gritando sin arrugar, que los granos de gritos en su granja de Bringham le granjearon grandes galardones de los granjeros de Granada y Argentina. En Granada jugaba y ganaba en juegos grupales y giraba de cortijo en cortijo gritando el pregón que era la elegía de su gran señor y la alegría de su resurrección. En Argentina se amigó con Gorosito y recogió logros, elogios y gracias de las barrabravas de Tigre, gritando sus goles en la liga y amargando a los granates. Pero los granjeros en Inglaterra gritaban “Bring Ricky Trigger back to Bringham” y sus gritos se ahogaban bajo las gigantescas aguas. Y aunque Ricky auguró su regreso, los barrabravas granates y los no ganadores granadinos lo agarraron, lo golpearon y lo agujerearon ahogando sus gritos de “HELP” debajo del grito “Ricky Trigger cagón. Ricky Trigger cagón. Granjero gilipollas,...”